Mujeres "al monte" en Chile colonial: historias de fugas, anhelos y amor

imagen imagen_portada.jpg

Margarita Urmazábal: abandono, vagancia y amistad ilícita

Huyó para vivir con un hombre casado y fue arrestada por "grave ofensa de Dios y escándalo público".

imagen imagen_portada.jpg

Por su confesión, sabemos que Margarita Urmazábal era española, natural de la villa de San Agustín de Talca, de 27 años y casada con Agustín Villena, español. No sabía firmar (como muchos y muchas) y su oficio había sido "siempre en telar y medias y lo demás que ofrece la campaña".

En sus pocas palabras fue apresada por "haberse venido de casa de sus padres donde vivía con Javier Contreras más tiempo de siete meses". Posterior a este período, decidieron venirse a vivir a Santiago y simularon ser casados. Se le hizo el cargo siguiente: "(que) siendo una mujer casada ande viviendo de la manera que ha expresado con un hombre casado que tal vez por su culpa y amistad tendrá abandonada a su legítima mujer con poco temor de Dios y Nuestro Señor y de la Justicia Real, pretextando ser casados entre ambos con grave ofensa de Dios y escándalo público".

Además, se le acusó de dar alojamiento a su hermano Manuel y a su manceba Cecilia, quienes también migraron desde Talca a Santiago, cometiendo con esto el "delito de aposentador y consentidor de la ofensa contra Dios".

Ella alegó que su marido se había ausentado hacía dos años y en este tiempo no la había socorrido ni sabía dónde estaba. Además, no sabía que Javier era casado.

Se le condenó a seis meses de "clausura" en la Casa de Recogidas.

El texto completo tiene 5 fojas de papel sellado escritas en tinta y usos ortográficos no reglamentados.

Mujeres "al monte" en Chile colonial: historias de fugas, anhelos y amor

La mujer colonial tenía el deber de la decencia, por lo que la vigilaba la familia o monasterio. Surgen así los raptos y fugas denunciadas por sus cercanos, pero para ellas la huida representaba una nueva vida.

Antonia Valenzuela: el amor por un indio guitarrero

Joven de 15 años se fugó con el cantautor que le doblaba la edad. Fueron detenidos y ella terminó en un convento, mientras él fue condenado a 6 meses de prisión.

Ignacia Román: huir para salvar la honra

En su versión consignada por un escribano narra que huyó para internarse en un convento, pues era maltratada, y su padre y hermano tenían aventuras extramaritales.

Manuela Reinoso: huir en busca del amor ideal

Tres fugas y arrestos terminaron con la libertad de la pareja, luego de una apasionada argumentación en favor del amor.

Cecilia Rojas: el peregrinaje de regreso al hogar

Fue acusada de "costumbres libidinosas" y para reformarse fue obligada a servir en una casa particular para que aprendiera con buenos ejemplos.

Galerías

Mujeres en la Colonia

Mujeres en la Colonia

Convento, el matrimonio y hogar familiar eran los únicos espacios lícitos para las mujeres durante la Colonia.