Inauguración

Cementerio General

Inaugurado por el Director Supremo Bernardo O'Higgins el 9 de diciembre de 1821. En sus 86 hectáreas se encuentran alrededor de dos millones de personas inhumadas, entre ellos 31 presidentes de la República, además de otras importantes personalidades nacionales.

imagen imagen_portada.jpg

En la sociedad colonial se creía que el cementerio constituía el espacio sagrado (Camposanto), al que llegaban a descansar los integrantes de la grey, por ello, el lugar por excelencia para las inhumaciones eran, las iglesias o sus terrenos adyacentes. Ser enterrado intramuros, significaba asegurar la salvación del alma, por lo mismo era costumbre no colocar placas recordatorias, para identificar el sitio específico en el que se encontraba el cuerpo del fallecido, porque éste, ocupaba un lugar secundario en el imaginario funerario.

Si bien, al inicio las iglesias autorizaban sólo los entierros a los miembros de la realeza, nobles, jerarquía eclesiástica y a hombres de fe, ricos, honrados y virtuosos, con el tiempo, bastó poseer los recursos económicos suficientes, para ser sepultado en los recintos religiosos. Así los preceptos teológicos y jurídicos que regían el ceremonial mortuorio colonial, fueron perdiendo el sentido doctrinal original, debido al esfuerzo de los parientes por reflejar el estatus social del personaje. Se produjo con ello, un aumento de los cadáveres en los recintos religiosos, junto al hecho que los cuerpos eran sepultados sin mayores cuidados higiénicos, como ataúdes poco herméticos, fosas superficiales o uso insuficiente de cal para evitar que los olores de la putrefacción no emanaran hacia el interior del templo, donde diariamente concurrían a misa los devotos, provocando con ello infecciones y, en ocasiones, epidemias.

El deterioro de las prácticas simbólicas en el camposanto, afectaron de tal modo, que se hizo indispensable el accionar estatal, que buscando mejorar las condiciones del entierro de cadáveres, contribuyó al introducir el germen del cambio, en el conjunto de las actitudes de los vivos hacia la muerte.

Entonces, el "lugar de la muerte", fue desplazado extramuros de la Iglesia, en un proceso lento y de larga duración, en que la mentalidad católica-barroca, perdió progresivamente terreno, pero que igualmente mantenía la hegemonía del imaginario social de los chilenos del siglo XIX, como lo demuestran el intento de Ambrosio O'Higgins, de construir un cementerio general, proyecto que recién se concretó en el año 1821 por Bernardo O'Higgins, y que permaneció, durante décadas como una iniciativa pública para terminar con el cementerio católico ya que tiempo después, no hubo ninguna iniciativa gubernamental, para construir nuevos cementerios públicos.

Es así, que el Cementerio General fue inaugurado por Bernardo O'Higgins el 9 de diciembre de 1821.

Su construcción, fue posible, gracias a la cesión de derechos de extracción de hielo para las heladerías. Originalmente no se podían enterrar a los protestantes, llamados disidentes en esa época, y recién en 1854 se crea el Patio de los Disidentes Nº 1. El decreto de cementerios de 1871 establece la sepultura sin distinción de credo en un espacio debidamente separado para los disidentes y permite la creación de cementerios laicos con fondos fiscales o municipales que debían ser administrados por el Estado o el Municipio.

Nuestro Archivo Nacional de Chile conserva copias de dos notas sobre su establecimiento que datan de 1820.


>>Temas relacionados:


Fuentes: Archivo Nacional de Chile; Memoria Chilena

Recursos adicionales

Materias: Archivos - Arquitectura - Documentos - Historia - Institucional
Palabras clave: Cementerio General - Bernardo O´higgins