Nueva institucionalidad cultural

Archivo Nacional: definiciones y desafíos

La directora del Archivo Nacional, Emma de Ramón, en su exposición.

La directora del Archivo Nacional, Emma de Ramón, en su exposición.

En un seminario, organizado por la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, la directora del Archivo Nacional, Emma de Ramón, expuso sobre la importancia de los archivos en nuestro país y la necesidad de avanzar en el ámbito legislativo que precise su quehacer.

08/03/2016

Fuente: Archivo Nacional

"El Archivo Nacional o cualquier otro archivo son construcciones culturales que se levantan desde ciertas circunstancias históricas, ciertos preceptos, prejuicios o marcos teóricos, si se prefiere; que contienen ya una interpretación de lo que la autoridad ha considerado debe ser conocido y olvidado".

Este planteamiento fue uno de los que la directora del Archivo Nacional, Emma De Ramón, examinó en el seminario sobre la indicación sustitutiva al proyecto de ley que crea el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, realizado el lunes 7 de marzo, por la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones de la Cámara de Diputados.

En el encuentro -efectuado en el ex Congreso Nacional- Emma de Ramón abordó el sentido y la importancia de los archivos, en cuanto son espacios donde los documentos se archivan, guardan y facilitan, y en caso de ser necesario, dan fe de su autenticidad: "Esta suerte de inmenso baúl o arca, este repositorio o depósito en el que descansan por años los documentos a través de los cuales nos constituimos como Nación, se llama Archivo Nacional, guardián de nuestra memoria". De esta manera, los archivos siguen poseyendo en occidente su esencia original, conservar "la palabra escrita y su consecuencia directa, los documentos, aquello que legitima la autoridad y los derechos/deberes de las personas".

Explicó que no sólo resguardan los documentos públicos sino también aquellos relativos a la historia nacional. Y es en este punto, en el cual ha existido una visión más bien conservadora, ya que abunda la información acerca de la obra de políticos y militares, y es escasa la referida a las mujeres, los niños y otros actores sociales historiables. Al respecto, el Archivo Nacional ha dado algunos pasos con fondos documentales que rompen esa tradición, como el Fondo Mujeres y Géneros.

Sin embargo, continúan existiendo segmentos de hechos recientes o actuales que quedan fuera del testimonio signado en el papel o en el formato digital. Por ello expresó que es imperativo contar con un criterio homogéneo para establecer qué se recordará a través del archivo y, también, qué olvidar y después de cuánto tiempo. "Se hace cada vez más necesario, entonces, establecer una legislación fuerte que establezca con claridad, desde un criterio técnico no político, cuáles serán los límites documentales o de información preestablecidos tanto para quienes buscan algún documento personal, para conocer alguna acción del Estado o para los investigadores", concluyó Emma de Ramón.

Recursos adicionales

Materias: Archivos
Palabras clave: Archivo - Archivo Nacional de Chile - Emma de Ramón Acevedo